VOLAR EN SUEÑOS [1]

Bienvenido a bordo de la aerolínea  subconsciente. Prepárate para el despegue. El viaje es gratis.

 

La Sensación.

Domenico Modugno, el cantante italiano de la década de 1950, escribió la inolvidable Nel Blu, Dipinto di Blu, la canción conocida y popularizada en castellano como Volare por los Gipsy Kings. Algunos de los versos, en su traducción española, dicen:

«Creo que un sueño como este nunca volverá

Me pinté las manos y la cara de azul

Entonces, de repente, fui secuestrado por el viento.

Y comencé a volar en el cielo infinito.

 

Volando oh, oh (volare, oh oh)

Cantando oh, oh (cantare, oh oh)

En el azul [cielo] pintado de azul

Feliz de estar allá arriba

Y volando, volando felizmente más alto que el sol

E incluso más alto

Mientras el mundo lentamente desapareció muy lejos allí

Dulce música sólo tocaba para mí

 

Volando oh, oh

Cantando oh, oh

En el azul [cielo] pintado de azul

Feliz de estar allá arriba

Pero todos los sueños al amanecer se desvanecieron porque

Cuando se pone la luna, se los lleva con ella

Pero sigo soñando en tus hermosos ojos

Que son azules como un cielo lleno de estrellas (…) «

Volare transmite perfectamente los sentimientos de euforia, liberación y alegría que experimentamos cuando volamos en nuestros sueños. Nos sentimos libres, en reinos casi mágicos, y todo es posible.

Tema Universal.

Los sueños donde volamos son unos de los más comunes que uno puede tener.

Los humanos siempre hemos anhelado volar con nuestros propios cuerpos. Por supuesto, nunca pensamos en las corrientes de aire, las tormentas eléctricas, las temperaturas heladas o achicharrantes, o los depredadores alados. Nuestros ensoñaciones simplemente capturan la sensación de ligereza del espíritu, la ingravidez del cuerpo y la claridad de visión que uno consigue mirando desde arriba ya que pensamos que éstas son inherentes a volar. Además, estas ensoñaciones suelen ir acompañadas de un clima idílico y primaveral, en el que no llueve y hay una brisa de temperatura perfecta.

Por lo demás, en la mayoría de las religiones y credos (Cristianismo, Budismo, Hinduismo, Chamanismo, Islam, etc.), la levitación muestra y personifica el desapego del mundo material y la ascensión o elevación del espíritu.

Todo esto es relevante, porque volar, levitar y flotar en nuestros sueños es parte de un tema que aparece en la mayoría de las culturas y religiones como algo positivo e intrínsecamente bueno. Esa es, de hecho, la sensación que experimentan muchos viajeros oníricos.

Hay que Celebrar.

Muchos sueños de vuelo que tienen un tono positivo simplemente reflejan un estado de euforia tras un evento estupendo ocurrido en la vida del soñador: una promoción profesional, una propuesta de matrimonio, el nacimiento del primer hijo, los resultados excelentes en un examen, el ser admitido en un espacio de trabajo anhelado, el empiece de unas vacaciones maravillosas, etc. Cualquier cosa que a uno le haga sentirse por encima de su estado habitual.

Dame un Respiro.

En ocasiones, volar en nuestros sueños es una forma de escapismo positivo, es decir, de escapar de nuestros problemas cotidianos que nos estresan. Uno se siente liberado al alejarse de situaciones que nos agobian en la vida de vigilia, por lo que el ‘maestro onírico’ nos proporciona un parque temático y una entrada gratuita para que lo hagamos. Estos sueños son como la copa de vino, la taza de café  o la comida enfrente de la playa que uno toma para tener un ‘momento de relax’, para olvidar el mundo y nuestros problemas diarios antes de volver a enfrentarlo de nuevo.

Ve las Cosas de Otra Manera.

En otros casos, el soñador necesita obtener una perspectiva diferente sobre una situación que le ocupa o preocupa en la vida real, es decir ver la situación de otra manera. El volar en el sueño le permite hacer justamente eso. Siendo este el caso, lo que se ve y sucede en el suelo, en tierra firme, es realmente relevante para el soñador, y es es lo lo que el vuelo onírico está inspeccionando.

Evasiones.

Muchas veces estos sueños (tanto si el soñador los experimenta como positivos o negativos) son una indicación de que estamos evitando consciente o inconscientemente a personas, situaciones, emociones o sentimientos que tendríamos que confrontar e integrar psicológicamente: complejos (tal como los entiende Carl Jung) o reacciones instintivas, falta de asertividad, inseguridades personales, formas de relacionarnos con los demás o con nosotros mismos que son disfuncionales, o lo que sea que nos limita y no nos sirve para llevar una vida plena. La valoración positiva del sueño de vuelo que uno tiene es a veces un subproducto del yo consciente, la voz de nuestra mente pensante, que piensa ‘si estoy disfrutando de mi sueño de vuelo, el sueño tiene un significado positivo, pero como digo eso no es siempre así.

Finalmente, estos sueños muestran nuestra incapacidad o falta de voluntad para poner los pies en el suelo o estar centrados físicamente en nuestro cuerpo. Visto desde afuera, siempre me desconcierta notar que, a pesar de las dificultades que algunos soñadores encuentran al volar en sus sueños, rara vez deciden bajar y aterrizar. Sin embargo, lo que está en el suelo es lo que el soñador necesita enfrentar: el miedo, el dolor, el sentimiento, la emoción, la inseguridad, la persona o situación problemáticas están allí abajo, esperándo. Dicho de otra manera, lo que pasa o vemos en la tierra es el centro del sueño, pero el soñador no lo nota pues su ego está actuando como su yo consciente y están tan entusiasmado con la experiencia de volar que no se da cuenta de que lo importante es lo que está ahí abajo.

Sueños Voladores de Tono Negativo.

Por innecesaria que parezca la siguiente declaración, debemos recordar que volar no está en nuestra naturaleza. Entonces, el desasosiego que a veces encontramos en esos sueños es un reflejo de nuestros cuerpos físicos y nuestra mente pensante cuestionándose la experiencia y diciendo, «esto no es posible».

En segundo lugar, la inquietud que sentimos podría reflejar una verdadera fobia a volar. Aún así, una fobia es el resultado de una reacción psicológica a algo, y hay que explorarla.

En tercer lugar, esos sueños voladores inquietantes frecuentemente reflejan nuestro miedo a elevarnos sobre ciertas situaciones. Además, también reflejan miedo o ‘volar’, esto es, a independizarnos, a abandonar el nido familiar, a reaccionar de formas que no son familiares, etc.


VERSIÓN RADIADA

Scroll Up
No se permite copiar los textos
A %d blogueros les gusta esto: