¿Sueño o Café?

LO QUE IMPORTA.

¿Cuánto gastas en café por semana?

¿Compras cosas que no necesitas o incluso no utilizas?

¿Cuál es tu presupuesto mensual para peluquería, manicura, pedicura, belleza, cine, conciertos y bebidas?

¿Te ha pasado de ir a un restaurante lujoso, pagar un montón de dinero en una comida supuestamente increíble para descubrir que el restaurante y la comida eran regulares y no te satisficieron?

Piensa en cuántas horas al mes pasas frente de la tele, tu teléfono inteligente, tu tableta, tu computadora o en el cine, intentando distraerte pero insatisfecho y no muy feliz.

Recuerda cuánto tiempo dedicas a comentar el último reality show, la vida de los personajes que salen en las revistas del corazón, la serie de televisión o la película de moda con tus amigos y compañeros de trabajo.

Cuenta el número de suscripciones profesionales y personales a instituciones, grupos, o clubes que no necesitas o incluso usas poco.

DE BRUCES CON LA REALIDAD.

Compara tus respuestas con el tiempo y el dinero que gastas en compartir, discutir, y analizar tus sueños. ¿Te sorprende esto?  A mí si me sorprendió en su momento, y todavía me sorprende.

¿VALE LA PENA?

Antes de comenzar a hacer terapia onírica no gastaba un céntimo en algo que hoy considero vital para mi bienestar psicológico y emocional, y una de las cosas más satisfactorias que hago.  No solo eso, cuando las cosas se ponen difíciles, el trabajo con mis sueños siempre está arriba en mi lista de cosas que no quiero sacrificar. Eso es así porque una vez que empecé a analizar  mis sueños veo el mundo desde un ángulo diferente. Ese es el caso de la mayoría de las personas que atienden a sus sueños con regularidad.

Da igual lo que encuentres en tus exploraciones oníricas, lo cierto es que probablemente será más satisfactorio que tu café de cafetería  diario, tus zapatos de diseñador, o tus salidas gastronómicas, porque la satisfacción que uno obtiene del análisis de sueños proviene de explorar nuestro interior no de algo artificial que te llega del exterior.

¿CUÁL ES EL PRECIO DEL ANÁLISIS DE SUEÑOS?

Piensa de nuevo en el dinero que gastas en cosas que no disfrutas, no te hacen feliz o te satisfacen, y aun así no dudas en hacerlo. Nota lo poco que gastas en tus sueños. Aún más, sé honesto contigo mismo y piensa cuánto resistirías pagar por una sesión de análisis de sueños con un analista, a pesar de que esto sería posiblemente mucho más satisfactorio que tu café, concierto, bebidas, restaurantes o cualquier otra cosa superflua.

El precio de analizar tus sueños es el mismo que esas cosas en las que tú gastas el dinero pero no te satisfacen, con la diferencia de que el análisis de sueños probablemente lo haría, pero es posible que prefieras decir no a lo último y sí a lo primero.

Para mí es siempre café y sueños, y si no hay suficiente dinero en mi bolsillo, solo sueños. Su sabor es maravilloso. ¡Pero mejor con un café!

Enlace a la versión radiada

Scroll Up
No se permite copiar los textos