PESADILLAS EN NIÑOS

En esta tercera entrada dedicada a las pesadillas hablo de las pesadillas en niños pequeños y doy algunos consejos para lidiar con ellas.

Nunca ignores las pesadillas de un niño y les digas que es solo un sueño. Para un niño pequeño la diferencia entre el mundo onírico y el mundo de vigilia no está tan clara como lo está para un adulto, y ellos viven sus sueños como algo real. Animad a los niños a ver el mal sueño como algo interactivo que se puede discutir, explorar y vencer.

¿Qué Causa Pesadillas en Niños?

Aprendiendo a Vivir

Un niño pequeño crece y aprende a vivir y a relacionarse con el mundo exterior de una manera rápida y abrumadora, y su cerebro, sentidos y emociones están sobrecargados. El niño no lo sabe, su inconsciente sí. Las pesadillas expresan ese desconcierto y falta de confort emocional exagerando aquellos factores que crean ansiedad en el niño. Algunos de las causas que generan pesadillas son:

  • Miedos e inseguridades. Por ejemplo, miedo a ser abandonado, a perderse, o a ser herido.
  • Estrés familiar (divorcio, accidente o muerte familiar).
  • Episodios de la vida cotidiana que crean confusión.
  • Ruptura o cambios drásticos en su vida cotidiana (cambios de residencia, el nacimiento de un hermanito, o su primer día en la guardería).

Estas pesadillas suelen ser sueños en los que los niños son perseguidos por seres amenazantes que simbolizan esa ansiedad y miedo pero magnificados.

Lo que Ven antes de Dormir

A veces la pesadillas están relacionadas directamente con las imágenes que el niño ve antes de irse a la cama: programas o videojuegos con violencia explícita o con temas que no son apropiados para su edad.

Problemas Psicológicos

Según un estudio del departamento de psiquiatría de la Universidad China de Hong Kong, las pesadillas en niños pueden estar relacionadas con hiperactividad y cambios bruscos de temperamento y carácter. Por otra parte, las pesadillas en niños pueden ser el reflejo de una psicopatía subyacente todavía no manifiesta abiertamente.

Trauma

En ocasiones, las pesadillas responden a eventos traumáticos acaecidos durante el día o un periodo de tiempo determinado de los que los padres no son conscientes (violencia verbal, emocional, física o sexual) que hay que investigar. En algunos casos, los padres son los que infligen esa violencia.

Cómo Atender las Pesadillas en Niños

Cuando la Pesadilla Ocurre.

Lo primero que hay que hacer cuando un niño tiene una pesadilla es confortarlos y tranquilizarlos. Un abrazo o un beso, afirmar «yo estoy aquí, no te va a pasar nada, yo te protejo» son el primer paso. Mantened un tono de voz calmado. Si el niño tiene dificultad para volver a dormirse, quedaos con ellos, cantarles una nana, dadles su muñeco favorito, o dejad una lámpara de noche encendida hasta que vuelvan a dormirse.

El Día Después.

El día siguiente decidles que os cuenten el sueño, no los corrijáis o pongáis adjetivos a la experiencia de la noche anterior. Dejad al niño describir el sueño a su manera pero si les cuesta hacerlo podéis hacerles preguntas concretas para concretizar. Por la tarde-noche, cuando estén tranquilos y de vuelta del cole, animarlos a que dibujen el sueño, o hagan un teatrillo o baile con la historia de la pesadilla. Algunos proyectos de investigación con niños han demostrado que usar dibujos y construir un final alternativo a la pesadilla hacen que las pesadillas disminuyan en número e intensidad.

Podéis motivarlos a que cambien la parte de la historia que no les gusta, la que les da terror, sugiriéndoles el uso de su imaginación. Por ejemplo, podéis decirles que usen una barita mágica invisible para hacer desaparecer o encoger al monstruo o personaje negativo, o decidles que usen un escudo mágico o capa de la invisibilidad cuando esos mismos personajes aparecen. Intentad que las alternativas sean constructivas, no violentas. Se trata de que el niño se convierta en el superhéroe. Si practican esto cuando están despiertos, su reacción cambiará cuando la pesadilla vuelva a suceder y es posible que implementen alguno de estos trucos mágicos durante el sueño y el sueño no vuelva a aparecer.

Si el personaje malo es un familiar o personaje conocido, es aconsejable explorar por qué esa persona es vista negativamente en el sueño del pequeño, especialmente si esa persona aparentemente no es negativa o tiene una relación obvia. Podría ser algo irrelevante, como que el tono de voz o la expresión facial de la persona le resulten duras o inquietantes al niño, o podría ser algo serio.

Si Persisten o Empeoran

Por supuesto, si las pesadillas se mantienen por un periodo de más de dos semanas y no disminuyen o afectan el sueño del niño, consultad con vuestro pediatra, ya que podría haber elementos subyacentes que necesitan de atención psicológica.

CONTINÚA AQUÍ 


Versión Radiada

Scroll Up
No se permite copiar los textos