PESADILLAS ¿QUÉ SON?

El temido sueño. Nos despertamos con el corazón casi saltando por la boca, sudando y angustiados; a veces nos despertamos gritando o llorando. Muy a menudo, las pesadillas involucran personajes villanos, monstruos imaginarios, o animales feroces, personas o situaciones que nos dan horror, nos persiguen y atacan.

Si los sueños están relacionados con eventos traumáticos, como accidentes, muertes, guerras y tortura, pueden transportarte a la situación o evento que menos querrías recordar.

¿QUÉ ES UNA PESADILLA?


Una pesadilla es un mal sueño que termina justo cuando el problema o situación problemática van a aparecer. Al contrario que los sueños normales, que son difíciles de recordar, los malos sueños y las pesadillas se caracterizan porque siempre los recuerdas; en realidad esa es su función.

Diferentes laboratorios de sueños experimentales han probado que existe relación directa entre trauma y pesadillas recurrentes, y un enlace no tan claro entre las pesadillas normales y el nivel de ansiedad o preocupación del soñador. Como quiera que sea, parece que ejercen una función de regulación emocional.  Véase por ejemplo este artículo o también este otro. La mayoría de psicoterapeutas que usan análisis de sueños en su consulta tienen a confirmar que esta relación es directa, sólo que en el caso de las pesadillas no repetitivas es menos evidente y más subconsciente.

Las pesadillas tienden a ser recurrentes, y pueden reaparecer consistentemente o esporádicamente por periodos que van de unos días a décadas de la vida de una persona, por tanto pueden interferir en la calidad del sueño, así como infligir dolor emocional y psicológico, y crear miedo a soñar.

PESADILLAS DISFRAZADAS

Llamo pesadillas disfrazadas a sueños que contienen eventos perturbadores que no despiertan al soñador. Las imágenes, personajes o ambientación pueden ser más inquietantes que los que crean las pesadillas normales, pero el soñador no es consciente de su trauma, o lo vive como una cosa normal. Es decir, hay una disociación psicológica que, aunque afecta negativamente al soñador, no se está manifestando abiertamente.

Este tipo de sueño puede ser recurrente o no, literal o no. Cuando no son recurrentes, nuestra psique crea escenarios que no tienen relación aparente entre sí. En realidad, muestran el problema central incorporado en historias aparentemente dispares. Por ejemplo, un refugiado tiene problemas con el procesamiento de su visado, y puede tener sueños en donde esto aparece claramente reflejado, y en sus sueños se encuentra en diferentes entornos asfixiantes y negativos relacionados con tu solicitud, oficinas consulares, funcionarios incompetentes, o pérdida de papeles de identidad que no te permiten procesar el visado. Sin embargo, esa misma situación podría tener una pesadilla que muestra un cortejo amoroso en el que el refugiado siempre acaba rechazado, o una boda en el que el refugiado ha perdido el anillo.

Nuestra psique tiene un sentido del humor sui generis, le gustan los juegos de palabras y las analogías simbólicas, por lo que tus pesadillas a menudo pueden parecer historias sinsentido o desconcertantes que no tienen nada que ver con la vida real, cuando en realidad reflejan con precisión neurosis, patologías, traumas o preocupaciones vitales.

La presencia de imágenes o personajes impactantes o elementos generalmente considerados de terror no siempre  acompañan a los malos sueños. La presencia de un ataúd, una calavera o un zombie pueden ser buenos símbolos en un sueño y negativos en otro, buenos símbolos para algunas personas y negativos para otras. Incluso para la misma persona, la misma imagen puede tener valor positivo o negativo dependiendo de loas emociones con los que aparecen asociados en el sueño.

CONTINÚA AQUÍ

VERSIÓN RADIADA

Scroll Up
No se permite copiar los textos