EL ECO ONÍRICO

Hay algo mágico y transformador en trabajar con tus sueños. Tu alma, tu psique, tu verdadero ser, tu verdadera esencia (como quieras llamarlo) encuentra su voz a través de tus sueños.

LA VOZ DEL SUEÑO ES MULTIDIMENSIONAL.

En primer lugar, el sueño conecta con nuestra intuición personal, ese conocer-sin-saber-cómo que todas las criaturas del planeta llevan incorporado en su sistema de navegación, pero que los humanos hemos ido enterrando progresivamente debajo de nuestras mentes tecnológicas e hiper-pensantes.

En segundo lugar, el sueño conecta con las energías circundantes del mundo natural y del universo; energías que no siempre comprendemos, pero a las que podemos acceder a través de la intuición onírica.

Finalmente, la voz del sueño conecta con nuestro yo más profundo, y se expande por un espacio que incluye lo cerebral, lo psicológico y el territorio de los sentidos y los sentimientos, y señala a aquellas facetas que cada quien necesite desarrollar más.

En cierta manera, nuestros sueños nos llevan a través de una escalera de caracol imaginaria que desciende desde la máscara  social que mostramos en la vida cotidiana, sortea como puede el control del ego, y nos lleva a una cueva subterránea llena de nuestra esencia interior. Es esta área cavernosa psicológica de donde la voz de nuestros sueños emana y se propaga.

El ego onírico a veces replica la voz del ego consciente, pero frecuentemente actúa como el hermano gemelo listo, que tiene una voz más auténtica, menos controladora y más sabia. Cuanto más trabajamos con nuestros sueños más potente y clara es la voz del yo auténtico, y más se debilita la voz del ego onírico y del ego consciente.

LA CANCIÓN DE TU YO AUTÉNTICO.

Vivir no es fácil para nadie. Un niño sano recién nacido llega a este mundo con todo su potencial. Sus padres, la sociedad, cultura y religión dominantes, los roles de género, el medio ambiente y la situación económica de su entorno ponen un límite progresivo a ese potencial. Todos tenemos una voz que proviene del yo genuino, una voz que se expresaría completamente si no estuviéramos condicionados a transformarlo, ajustarlo y silenciarlo para que se ajuste y sobreviva a nuestras circunstancias personales. El precio que pagamos es el de caminar hacia la bancarrota del yo genuino, la tiranía de la máscara social y, como resultado, la falta de satisfacción vital y personal.

Los sueños nos hablan de nuestro ser genuino, una y otra vez. Pueden burlarse de nosotros y decirnos que nos tomemos las cosas con calma, que nos relajemos o veamos el lado divertido de algo. Otras veces, los sueños nos dicen que seamos más serios, más conscientes, o más reflexivos. Muy a menudo, los sueños nos indican que nos salgamos de la cabeza, que nos centremos en el aquí y ahora, y que nos abramos al reino de los sentidos y los sentimientos. Los sueños nos aconsejan siempre escuchar con más atención aquellas cosas que son importantes para nuestro yo auténtico pero que descuidamos; esto es así porque la voz interior que escuchamos con mayor frecuencia es la parte neurótica hipertrofiada de nuestro ego, no nuestro yo auténtico.

¿CÓMO OÍR LA VOZ DE TU YO AUTÉNTICO?

Presta atención a tus sueños y trabaja con ellos. El análisis de los sueños magnifica y aclara la voz del sueño, por eso el eco de nuestro yo genuino llega a nuestros oídos de forma  más clara y contundente.

Cuando escuchamos, oímos, no al revés. Los sueños nos envían un eco cada noche. Si no lo oímos es porque no le estamos prestando atención.


Versión Radiada

 

Scroll Up
No se permite copiar los textos