Recuerda tus Sueños

«¡Pero si yo no sueño!» me dice mucha gente. Les digo que eso es imposible, y me juran que sí. Lo que realmente quieren decir, es que no recuerdan sus sueños.

Todos nosotros soñamos, y lo hacemos durante toda la noche cada noche. Los sueños más vívidos se producen en las fases de sueño REM  que tenemos cada noche; dependiendo de la persona y del día se repiten entre cuatro y seis veces, a intervalos de 90 minutos. Cada una de ellas más larga, siendo la última la que precede al despertar; es por eso más fácil recordar un sueño al levantarse que en otro momento, sobre todo si eres un soñador principiante.

Sin embargo, cuando te conviertes en un soñador habitual y escribes regularmente tus sueños, te despertarás a lo largo de la noche sin que haya necesidad de oír un sonido brusco o sentir necesidad de ir al baño. Es como una campana que suena en tu cerebro cuando hay un sueño que grabar. A mí así me pasa.

Existe un interesante estudio científico que demuestra que si por alguna razón tienes una o más noches de sueño interrumpido con disminución de actividad REM en las que no soñarás mucho, una vez que tu sueño se normalice y la actividad REM vuelva a la normalidad, tu cerebro tendrá un efecto rebote y producirá muchos más sueños de lo normal en las fases REM, y tu capacidad de recordar tus sueños también aumentará. ¡Tu cerebro quiere que sueñes!

Entonces, ¿qué factores favorecen recordar tus sueños? Estos son: tu entorno familiar, tu actitud hacia tus sueños, las cosas que haces antes de irse a la cama y las que haces cuando te despiertas. Vamos a examinarlos con más detalle.

El Arte de Escribir tus Sueños

Escribir nuestros sueños es algo importante si quieres trabajar con ellos, ya sea independientemente o con un analista. Aunque en principio cualquier cosa vale, al escribir tus sueños apropiadamente, estás maximizando el trabajo que puedes realizar con ellos a posteriori.

En esta entrada proporciono unas directrices generales, que yo uso con mis propios sueños, para empezar, mantener, y crecer tu diario onírico.

¿POR QUÉ ESCRIBIRLOS?

Hay tres motivos principales. Primero, cuando escribimos nuestros sueños estamos reforzando nuestra capacidad para recordarlos, y al mismo tiempo estamos activando emociones, sensaciones, sentimientios y memorias que aparecen en ellos.

Telepatía Onírica Natural

Telepatía Onírica Natural… parece un extraño combo de palabras, telepatía con natural ¿verdad? Sin embargo, la premisa de esta entrada es que no lo es.

Imagina este escenario: estás deprimido o muy contento. No has hablado con tu madre hace muchas semanas, pero estás pensando en ella. En ese preciso momento tu madre te llama por  teléfono.

La mayoría de nosotros ha experimentado esto, y nadie diría que es algo sobrenatural. ¿Verdad? No te imaginas a científicos serios haciendo ECG en laboratorios a personas que lo han experimentado para probar que es algo real. Esto es así porque la mayoría de las personas, incluidos los científicos, han experimentado que esto sucede con frecuencia.

La telepatía onírica es algo similar. Es solo que el fenómeno es menos común y es experimentado por menos personas, pero por personas normales, con cerebro y cuerpos humanos, no lagartos del planeta X o X-Men.

Crece con tus Sueños

Una de las premisas de la psicología analítica (jungiana) para lograr la individuación —un proceso de autorrealización que proporciona una mayor integración de nuestro yo consciente e inconsciente— es que nuestros sueños nos ayudan a crecer y transformarnos.  La exploración onírica es importante porque nuestros sueños son una puerta de acceso a nuestro inconsciente.

Entonces, os preguntaréis ¿Cómo nos ayuda el análisis de sueños a crecer como persona? ¿Cuánto tiempo nos llevará la transformación? ¿Qué tipo de crecimiento promueve la terapia onírica? De todo eso voy a hablar a continuación.

NO CULTIVES MALAS HIERBAS.

La Batalla contra la Pesadilla 4 y final

En esta última entrada dedicada a las pesadillas ofrezco un ejercicio, terapeuticamente probado, que os ayudará a lidiar con pesadillas.

Ni que decir tiene, es siempre recomendable que lo hagáis con la ayuda de un analista de sueños o terapeuta. Si sufres de problemas mentales o trauma severo el ejercicio que propongo en este epígrafe no es para ti, y podría ser incluso perjudicial si no lo realizas bajo control clínico.Aquí estoy para lo que necesitéis.

CÓMO LIDIAR CON LAS PESADILLAS

Scroll Up
No se permite copiar los textos